otras razones

Efraín Subero

Maury Valerio

UNIVERSIDAD CATOLICA ANDRES BELLO

Caracas, 2001

Los rituales, los avatares, las aventuras y el forcejeo son los dolores que hacen parir la poesía, entonces no existe poesía sin el garabateo de los días. Las realidades a veces celebradas, ocultadas o sugeridas devienen sobre la página en blanco a dar testimonio, a liberarse de demonios, a erigirse sobre los adustos ritos.

En ese camino llamado vida-poesía, el hombre busca y se busca , ¿cuál imagen?, ¿cuál semejanza?, se enardece en la fe para intentar deshacerse de todo cuestionamiento, pero sin embargo, éste siempre pervive a flor de piel. Me perdonas una y otra y otra vez porque el perdón existe o por que tu perdón es perecedero y permanente, porque no es suficiente para enmendar mis pecados y mis días, ésta es mi oración.

Otras razones, siempre habrá otras razones para disentir, para concordar, para recomendar o, al menos, para opinar acerca de una lectura, de un escrito, de un libro. Hoy razones hay mucha, no solo la palabra por la palabra, sino, y además, la palabra por la hechura, por el hombre, por el poeta: en este sentido nos hallamos ante un libro depurado, con un recurso preciso, diáfano, con un lenguaje que cuestiona el ser del entorno, aún del más allá, del ejercicio de la escritura:

El poeta debiera ser

un hombre más

entre los hombres

Una escritura llena a la vez de profundidad espiritual como de sencillez, pero es que llegar a lo sencillo en poesía no es fácil, nunca es fácil.

Me apoyo en la mesa

y cabeceo

buscando la palabra

Otras razones (2001), poemario que obtuvo el Primer Premio en la Primera Bienal "Luis Castro" de Poesía (1999) del escritor margariteño Efraín Subero sirve para reverenciar la fe y testimonio no sólo del autor sino del hombre común:

Tener fe

pese a la incertidumbre

tener fe

pese a los desengaños

pese a los desamparos

tener fe

Llevando al hombre de Sancho a Quijote, a remover montañas

Todavía el hombre

puede permitirse

ciertas libertades

como las de la fe

Con esta lectura tropezamos también con ciertas escaramuzas del interrogante sin respuesta o quién sabe si con respuesta incluida

Es el hombre quien crea la palabra

¿o es la palabra quien crea al Hombre?

Nos convoca este libro de fácil lectura, pero de soterrado entendimiento, implacablemente a cuestionar nuestras cuestas. ¿Dónde estamos? cuesta arriba o cuesta abajo en la diáspora del diario con-vivir con nuestras penurias, nuestros sueños, el más simple de nuestros menesteres, donde acabamos, qué hacemos, que somos?

Toma tu piedra y tu martillo

toma tu pluma y tu papel

toma su nombre y su teléfono

tomo su copa y tu botella

toma tu domingo y tu lunes.

Y tu sí y tu no y tu no sé

Y tus buenos días y tu hasta luego

Y tu hasta más nunca

Pero sé.

Contenido / ¿Quiénes somos? / Ensayo - Opinión: Editorial / Coche no es una isla / Arturo Millán arqueólogo de la luz / Chelías Villarroel: el canto en los Velorios de Cruz / Esta belleza que llamamos mundo / Las piernas abiertas de América Latina /Ludovivo Silva: Cuando los labios y la piel recuerdan / Reseña: Otras razones de Efraín Subero / Reseña: Ocho tendido de Rafael Antonio Guerra  / Cuentos / Poemas