Make your own free website on Tripod.com

"El Guanaguanare"

Jesús Avila: ¡y dale perola!

 

Maribel Rodríguez (CNP 6424), Pedro Salima,

Luis Velásquez, Jesús Rafael Cedeño

 

En un copo de nube blanquecina

en aquel horizonte mañanero...

 

Esa afición por el canto le vino desde niño. A los ocho años ya cantaba y se atrevía a garabatear letras, mientras arrastraba su guitarra hasta la escuela. O se iba a la plaza del pueblo, entre los añiles y las risas de todos, y formaba una orquesta de perolitos, o partían hasta la puerta de Morocha, donde había una carajita que le gustaba. Fueron sus primeras serenatas, "cuando la muchacha pasaba frente a la casa empezaba a tocar con fuerza, ¡y dale perola!".

"Desde niño también pescaba, era marino con mi tío Eulogio, bogando remo de proa y de popa, llevando la nasa. También pesqué en los predios de costa firme, arrastrando conchas para esjullar y sacar la perla. Cuando venía de la mar iba a los campos de Mundo Nuevo a ayudar a criar vacas, o iba a buscar leña para mi mamá o sembraba con el difunto Antonino Caraballo".

 

... y en un rayo de sol que la ilumina

se ve morir un lánguido lucero...

 

Es que en aquella niñez también había música, esa que escuchaba y tarareaba su madre, Dolores Ávila, mientras trasteaba en la cocina o en el patio. O eran las décimas improvisadas de su padre, Pedro José Guerra, quien se inspiraba en las mujeres bellas para decir cosas bonitas. O eran las imágenes del cine, bien el "Buenos Aires" o el "Zaragoza", que le despertaban las ganas de ser artista. Y es que este Jesús Avila, Chú-toca-canta o Chú guitarra, "sembrado en la Faja sobre el lenguaje infantil de Miguel Loco y la carcajada estrepitosa del maestro Luis Enrique", según cuenta Nicanor Navarro en sus Retahílas, fue cantando mejicanas y tangos, se fue alimentando de la música que encontraba por allí. Y hasta le compró una guitarra usada a un señor de nombre Alfredo Tolete por quince bolívares, eran esos tiempos en que vivía en la casa de su abuela Pascuala, a quien le escribiera luego El gallo de Pascualita.

Sus ojos se fueron tras los dedos del señor Miguel Guerra cuando éste tocaba su guitarra. Y seguía los tonos y el ritmo y las ganas de cantar. También se tropezó con Balito Jiménez, el negro Mago, los hermanos Rojas y Ernesto Rodríguez. Era un andar por la música.

 

Vuela guanaguanare picoteando

sobre la ola de la mar serena...

 

"Yo iba a Porlamar con mi mamá. Ella con su mara y yo con un paño lleno de arepas. Y pasábamos todo el día en el mercado viejo. Veíamos aquellas mujeres vendiendo sus frutas, su leche, su pescado. ¡Qué tiempos tan hermosos! Yo fui un niño feliz. Era una niñez de trabajo, pero bella. Era yo vendiendo plátano, acompañado por un burro que llevaba la carga. También vendí leña y trabajaba para un horno de sal. Un día el animal se fue corriendo tras una burra y botó la carga en el camino. ¡Y corre tras la burra, carajo!"

 

Tenue es la luz y alegre la alborada

va volando un pájaro en la sombra....

 

Un 12 de octubre llegó un trío a casa de Pascuala. Y las canciones de ese trío formado por Balito Jiménez, Aniceto Rojas y Ernesto Rodríguez le impactaron "fue una vaina que se me metió en el cuerpo", y salió a buscar el ritmo en todos lados: en el mar, en la brisa, en la noche, en la faena del pescador. "Y ese 12 de octubre fue importante. Esos caballitos en la plaza con su tumbaquetumba, tumbaquetumba, y esa campanilla, y la lona giratoria, y esa calesa, aquel león y la jirafa, la rueda de madera, ¡y aquel arenero!".

Fue la noche que se echó la cola; y con sus primeros pantalones largos estuvo de fiesta, con esa música que le bailaba en los labios y en los ojos, le trajinaba los pies y se le encajaba en la garganta.

 

... y en el silencio y la quietud del agua

parece oír su voz cuando me nombra

 

"Me fui en la ‘Ana María Campos’, una lancha de hierro, para La Guaira, donde tenía una hermana. Trabajé de pico y pala por trece bolívares diarios. Después procuré un empleo con la línea TACA (Transporte Aéreo de Centro América), hasta fui cabinero, ese trabajito de sacar la guate a los aviones por debajo. Yo vivía en el Cerro Los Cachos, y un día escuché en la Emisora Vargas de La Guaira un conjunto de galerones. Cuando oí me vine a la radio para escucharlos en vivo".

 

Vuela guanaguanare picoteando

sobre las olas de la mar serena

 

Inspirado en aquella bahía escribió sus versos iniciales. Su primera canción fue Rumbo a oriente, donde se plasma como vendedor trotamundos. Luego llegó El salinero, donde se muestra como nasero. Hasta llegar a su canción más conocida El guanaguanare, inspirada en su novia, la que es hoy su esposa, Isabelita Reyes. Canción que empezaría a recorrer el mundo en la voz de Nancy Ramos. Y él la pudo grabar gracias al apoyo de Jesús Rafael Cedeño, Campito.

Así este hombre, roblero, espiritual, pacífico, sensible, amante de la música clásica y de los grandes compositores, lector, músico y compositor autodidacta, que encuentra tiempo para escribir y tiene un libro en busca de editor, espera en su casa que la anunciada Revolución Cultural sea de verdad, no de boca, ni declaraciones. No entiende por qué todavía muchas emisoras desprecian la música margariteña, no la incluyen en su programación, si hay una supuesta revolución. También es Patrimonio Viviente de Nueva Esparta, igual a los demás ha sido engañado, todo se ha quedado en el nombramiento. Acusa a los gobiernos de haberse portado muy mal con la cultura, "han sido mierda con nosotros".

Pero él espera. Y las ganas de aventurar no se le pasan, por eso quiere ir a Cuba a cantarle a Fidel. Gozoso se pararía frente a él, guitarra a cuestas, con aquel grito infantil en su garganta: ¡y dale perola!.

 

Contenido / ¿Quiénes somos? / Ensayo - Opinión: Editorial El detalle que faltaba El paisaje interior de Adolfo Golindano El surrealismo y los pueblos primitivos"El Guanaguanare" Jesús Ávila: ¡y dale perola! / Francisco Gutiérrez, el poeta "Panchón" Verbo y poesía en la pintura de Pedro Ángel González /  La fotografía desde mis afectos La Asunción de siempre Alfabetización para la autogestión Reseña de Libros   / Cuentos / Poemas