El camino de La Asunción y la asunción de un camino

Guillermo de León Calles

Tenemos entonces que la asunción de un camino llega a su primer centenario. Podríamos entenderlo mejor si nos refiriéramos al camino de La Asunción. De la conmemoración de un tiempo, que parte del amasar del pan con manos campesinas, hasta llegar a la universalización de una obra horneada con tesón de carbonero. Queremos hablar del centenario de un hombre-camino, que no ha finalizado, porque las circunstancias le han puesto obstáculos inmensos al pizarrón que, definitivamente, se llama Luis Beltrán Prieto Figueroa. Al Maestro lo conocimos cuando andando el pasado siglo, la rebeldía nos entregó sus credenciales. La sonrisa no era menor que su estatura, en ningún momento, y sus pies sabían que la tierra que pisaba clamaba por la felicidad. Lo margariteño le prendía aún más la palabra sonora y lo único gris que lo envolvía era su flux de caídas descuidadas, que resguardaban una corbata de rayas tímidas y un cinturón abrochado por las urgencias. De La Asunción soy, como que nos dijo esa vez, y no cargo más identidad que el mural de mi ciudad, pintado por una isla de azul y viento.

 

Del fondo de sí mismo nacía su prédica. El camino que todavía falta por andar, no era una doctrina aprendida al caletre ni ningún importador de creencias no realizables. Había aprendido en el mar abierto con la verba mínima de los pájaros soñadores y uno sabe, porque simplemente necesita saberlo, que su pupitre fue de arena limpia y que las bendiciones de María Secundina se las entregaban, a cada rato, los amaneceres. El centenario es de un camino que se llenó de tinta para que nosotros termináramos de escribir su nombre.

 

El camino que es el Maestro Prieto vivió pidiendo la palabra. Nunca se la han dado. Alguna vez, cuando el camino reciba su celebración con el tamaño que todavía le es propio, podremos servir la mesa que él quería para todos. Habrá pan del bueno en cualquier noche, porque todas las noches, en su honor, serán Nochebuena.


Guillermo de León Calles, poeta, dramaturgo, cuentista, juglar y cronista. Premio Internacional de Poesía "Simón Bolívar" en 1983, además ha recibido muchas otras distinciones por su poesía. Es el cronista oficial de Punto Fijo, estado Falcón.